DR. HUMBERTO R. SÁNCHEZ CARRILLO
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

¿Sabes para que se usa una cámara hiperbárica?

 
La oxigenoterapia hiperbárica es un método no invasivo y sin dolor. Las cámaras hiperbáricas son dispositivos médicos para aplicar una presión atmosférica elevada de oxígeno puro al cuerpo, con el fin de que este elemento llegue a través del torrente sanguíneo a las áreas donde existe una deficiencia.

En estas condiciones, los pulmones pueden respirar hasta tres veces más oxígeno de lo que sería posible respirar bajo la presión normal del aire.
 
 
 
Algunas de las enfermedades que se pueden tratar con la medicina hiperbárica son:
 
  • Pie diabético
  • Heridas crónicas
  • Tratamiento de embolias
  • Intoxicación por monóxido de carbono
  • Úlceras
  • Quemaduras térmicas agudas
  • Injertos de piel
  • Ayuda con las secuelas de tratamientos oncológicos
 
 
 
Dentro de la medicina hiperbárica se ofrecen los tratamientos de ozonoterapia, proloterapia, te explicare para que sirve cada una de ellas:
 
 
Ozonoterapia
 
¿Qué es?

La ozonoterapia es una técnica médica que utiliza el ozono como agente terapéutico en un gran número de patologías. Es netamente natural, con pocas contraindicaciones y efectos secundarios mínimos, siempre que se realice correctamente. Efectos beneficiosos de la ozonoterapia:

  • Antiinflamatorio y analgésico
  • Antifúngico, antivírico y antibactericida
  • Función detoxificante del hígado
  • Sirve como antitumoral
  • Ayuda a pacientes que no pueden ingerir fármacos por alergias o gastritis
  • Favorece la circulación
 
 
 
Algunas patologías en las que puede ser funcional la ozonoterapia son:

  • Parálisis cerebral
  • Cardiopatías congénitas
  • Artritis
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Enfermedades dermatológicas
  • EPOC
 
 
 
 
 
Proloterapia
 
Es una terapia regenerativa mediante sustancias que estimulan la capacidad natural de nuestro propio cuerpo para poder reparar las lesiones de articulaciones, ligamentos, huesos y tendones. La proloterapia favorece la reparación del tejido mediante la generación de un proceso inflamatorio.

Este tratamiento es local y controlado, lo que activa la respuesta reparadora natural del tejido. El concepto es simple: “inflamar para reparar”.
 
 
 
El mecanismo de la proloterapia va de una inyección en las áreas dolorosas, dicha inyección crea una inflamación localizada que pone en marcha la regeneración de los tejidos. La proloterapia ayuda a mejorar la fuerza en las áreas inyectadas y alivia el dolor, otra gran señal de que está funcionando es que los pacientes comiencen a notar que la rigidez ha disminuido.